Máquinas expendedoras de tabaco japonesas con reconocimiento facial y fáciles de engañar

Hace un par de meses os mostramos unas máquinas de tabaco niponas por la que había que pasar una tarjeta para poder comprar. Ésta de la imagen, sin embargo, lo que cuenta es con una cámara y un programa de reconocimiento facial, que presuntamente calcula la edad de la persona por los rasgos de su cara. Parece un sistema bastante rebuscado e incluso algo absurdo, pero lo peor es que, según parece, puede ser engañado con suma facilidad, y es que alguien ha demostrado que con una foto de revista de unos 15 centímetros que mostraba un hombre de unos 50 años se podía comprar tabaco sin problemas en una de estas máquinas situada en Osaka, y lo mismo con una foto de tan solo 8 centímetros en Kobe.

Si ese es el recurso para evitar que los jóvenes japoneses fumen, mal va la cosa. casi mejor que sigan con las tarjetas…

Vía: Boing Boing

Amorin Uzuki

Alfonso I. Amorín es doctor en Historia por la Universidade de Santiago de Compstela . Es un friki de los videojuegos, fan de las series de HBO, la música épica y la cultura japonesa. Actualmente a vueltas con Skyrim, Bayonetta 2, The Witcher y Rogue Galaxy. A petición popular por fin me he hecho un Twitter.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Tom dice:

    no es esa una ranita kerotan la que aparece con la lupa?

  2. FUMADOR dice:

    TODOS A FUMAR

  3. a dice:

    yo compro ehh….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.