Revenge of the Gator, el pinball de los cocodrilos

Pocos juegos me traen tanta nostalgia de mi infancia como Revenge of the Gator, lanzado por HAL Laboratory en 1989 y uno de los primeros juegos que en su día compró mi hermano para su flamante Game Boy. Recordándolo ahora, parece mentira que con lo limitado que parece, pues nada más que tenía una mesa con varias partes y alguna fase de bonus, pudiese proporcionar tantas horas de diversión y me apeteciese jugarlo una y otra vez. Nunca fui muy aficionado a los pinballs en consolas, pero éste me atrapó de lo lindo cuando era un crío… pero claro, no es lo mismo que la bola desaparezca sin más que que ésta sea engullida por un cocodrilo.

Cuando lo recordé y empecé a escribir este artículo, llevaba muchísimos años sin jugarlo, pero fue volver a ver imágenes y acudieron a mi mente hasta los sonidos que hacía la bola con los diferentes componentes de la mesa. Los cuatro colores de la portátil de Nintendo bastaban más que de sobra para iluminar una mesa llena de elementos, con un montón de posibilidades que iban más allá del simple rebote en las paredes. Por todas partes había cocodrilos, a los que podíamos aplastarle el morro para sumar puntos, que golpeban nuestra bola con su cola, que se la tragaban para luego escupirla con fuerza o llevarla a otras zonas, o que marcaban el final de la partida engullendo sin piedad a la esfera que caía por la última de las mesas.

La mayoría de pinballs de entonces se componían de una mesa con una única pantalla, en la que quizá pudiésemos conseguir puntos de muy diferentes maneras, pero que, a mí por lo menos, me acababa cansando con cierta facilidad porque las variantes eran muy pocas. Estaba el reto de batir el récord, que siempre animaba, pero no era lo mismo. Revenge of the Gator incorporaba un componente que ya tenían algunos pinballs anteriores, pero que a mí me era ajeno, y éste era el de la exploración. Más que el interés por sumar y sumar, que también estaba bien, era el interés por descubrir cosas nuevas, por llegar a la sección más alta de la mesa o comprobar lo que pasaba si éramos capaces de sacar una buena combinación en una especie de tragaperras. Si podíamos incluso alcanzar tres fases de bonus diferentes, donde hartarnos a puntos con alguna más de las diversas cocodriladas… si no estábamos torpes y la bola no se nos perdía muy rápido, claro.

Los gráficos hoy parecen cosa de risa, y tampoco en su momento es que fuesen lo más punteros, pero cuando poco más habías probado que el Tetris, como me pasó a mi en su momento, aquello era una cosa fuera de serie. Además, viéndolos ahora, me siguen pareciendo muy simpáticos, y los cocodrilos son puro carisma, ¡si hasta nos ofrecían un baile en la pantalla de presentación! En fin, mucha nostalgia la que llevo yo encima hoy…

Fueron muchas horas las que me tiré jugando al Revenge of the Gator cuando aún no había cumplido los diez años, y es sin duda uno de los juegos con los que empecé en esto de las consolas de los que más recuerdos tengo. Cierro los ojos y todavía me veo en la habitación de mi hermano, que era el dueño de los medios de ocio, sentado en su escritorio y con la gordita Game Boy conectada a la corriente para no gastar pilas, tratando en vano de superar su inalcanzable récord o de llegar a esa última pantalla que tanto se me resistía. Qué tiempos aquéllos…

Unos años después, Kirby’s Pinball Land recogería el estilo de Revenge of the Gator, metiendo en esta ocasión al bueno de Kirby en unas cuantas e imaginativas mesas. Pero para mí, el de los cocodrilos siempre será el pinball por excelencia de la vieja Game Boy.

Amorin Uzuki

Alfonso I. Amorín es doctor en Historia por la Universidade de Santiago de Compstela . Es un friki de los videojuegos, fan de las series de HBO, la música épica y la cultura japonesa. Actualmente a vueltas con Skyrim, Bayonetta 2, The Witcher y Rogue Galaxy. A petición popular por fin me he hecho un Twitter.

También te podría gustar...

21 Respuestas

  1. Samu dice:

    JUE-GA-ZO!!!!!

    Acabo de retroceder 20 años en el tiempo!!!!!!

  2. Cpt. Amarao dice:

    Tambien fue uno de mis primeros juegos de gameboy, que recuerdos…

  3. kiko dice:

    oooh ya te digo, yo a este lo jugué

  4. Sparda dice:

    Joder! Vaya ola de nostalgia me acaba de entrar!

    Me encantan este tipo de artículos… que recuerdos

  5. Txuston dice:

    Joe, pues yo ni me acordaba. Sólo sé que lo vi mil veces en las tiendas de videojuegos y pensaba: ¡Vaya peste, un pintball!.

  6. Shinji dice:

    No fue uno de mis primeros juegos, pero sí recuerdo que era el que más me gustaba de un cartucho de 50 en 1 (de aquellos con el botoncito para resetearlo) que tenía un amigo, y eso que allí habían juegos como «Castlevania: The Adventure» o el primer «Spider-Man». Era la versión japonesa, que si no me equivoco sólo difiere de esta en el título.

    Me pasa como Amorin, los juegos de pinball nunca me han ido mucho a excepción de este, el «Kirby’s Pinball Land» y el «Pokemon Pinball».

    Lo gracioso es que muy de vez en cuando sigo jugando con él, sin ir más lejos hace unas semanas lo estuve jugando en mi GameCube y aún me sigue haciendo gracia como algunas veces eres el crack haciendo un montón de cosas con una sola bola y otras con las tres no te duran ni un suspiro xD

    Como dato curioso, otro juegazo protagonizado por cocodrilos, además de otra fauna variada y también para GameBoy es el «Tail ‘Gator», que no os engañen sus portadas (sobre todo la americana).

  7. elchuwy dice:

    ¡¡oh que recuerdos!!! llorando estoy XD

  8. necro dice:

    A mi el unico pinball que me ha enganchado fue uno de la NES y si no me equivoco su nombre era simplemente eso: Pinball.

    La de horas que le di a ese juego!!!

  9. Chocobo dice:

    Lo jugué en la gameboy de mi tia que me la prestaba poco -.-
    siempre jugaba al mario y a este juego, pero ya eran 10 años despues… si que llegan tarde los juegos aca.

  10. ralk dice:

    Uno de los juegos que tenía y siempre jugaba, gran juego y bien diseñado, con pantallas de bonus geniales

  11. SoVre dice:

    esto no es un analisis, es una recomendacion.
    la tome y me gusto, gracias!

  12. RED-LENIN dice:

    Los pinball en consolas o en ordenadores (obviando el patatero que viene con el windows) siempre me han divertido,desde el Dragons fury de Megadrive,el pinball wizards del Amiga, a los actuales como el Marvel pinballs de Zen productions.

  13. Asteri0n dice:

    Ohhhh!! Yo también lo tuve para mi amada GameBoy. Ha sido darle al play del video y enseguida he recordado la musiquilla del juego.
    Casi había olvidado este juegazo ¡Menudos vicios!

  14. ICEC00L dice:

    Cuantos buenos juegos han creado la gente de HAL Laboratory en aquel entonces. Gran recomendación @Amorin, que bueno que puedas recordar aun esos momentos, esas melodías y que sea gracias a un videojuego no tiene palabras.

  15. pb dice:

    siempre fui más de pokemon pinball pero lo he probado en un emulador y ….original y fantástico como pocos (¡¡¡esos cocodrilos bailongos del principio!!!!)

  16. Jarkendia dice:

    «Pero para mí, el de los cocodrilos siempre será el pinball por excelencia de la vieja Game Boy.»

    Amén.

    Qué buenos recuerdos con este juego 🙂

  17. Ryo Dragoon dice:

    Llamadme super supersticioso, pero echando una partida a este o al Pokemon Pinball por la mañana sabía que tal iba a ir de suerte el resto del día X)

  18. fucker000 dice:

    Que hermoso es compartir los recuerdos con los demas, buen artículo, aunque a mi nunca me han enganchado los juegos de ese tipo.

  19. Jessé dice:

    No tuver la oportunidad de probar ese juego aun cuando el GB me encanta, pero se ve interesante habra que echarse unas partidas.

  20. Que recuerdos este juego tenia un cartucho pirata y traia este juego y me encantaba!! yo también pase mucho tiempo jugando a este juego

  21. flakcym dice:

    que grande es este juego me encanta y leo que no has omitido la parte del baile de la intro del juego me encantaba y aun me sigue encantando me bajare la rom porque ya no encontre el cartucho por ningun lado

Responder a Chocobo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.